Biología del Virus de la Polio.

Breve Resumen
Por

Pilar León Rega

Licenciada en Ciencias Químicas, Doctora en Medicina.

Ex-Jefe de la Unidad de Hepatitis Víricas. Servicio de Microbiología Diagnóstica.

 

 

Introducción

El virus polio (VP) sólo infecta al ser humano y, de éste, sólo su sistema nervioso central y, más específicamente, la sustancia gris en la médula y tronco del encéfalo, por representar éstos un ámbito perfecto para su reproducción.

 

Dentro de las células nerviosas, el VP se reproduce, y sale de éstas sólo para infectar nuevas células, proceso que se repite innumerables veces, hasta que el organismo genera los anticuerpos necesarios para neutralizarlo. Mientras este proceso tiene lugar, el VP roba a las células nerviosas todas sus proteínas, limitando, e incluso inhibiendo su propio desarrollo.

 

Sergio Augusto Vistrain

Clasificación

Familia Picornaviridae, género enterovirus, especie virus polio (VP).

Estructura del virión

Es un virus pequeño de 20 a 30 nm [1] de diámetro, esférico y con simetría icosaédrica, semejante a un cristal. La partícula vírica o virión, esta formada por el genoma viral, que es un ácido nucleico y una cápside de proteínas llamada nucleocápaside (Figura 1).

No tiene envuelta lipídica, es un virus desnudo.

El genoma viral

Constituye el material genético del virus. Es una molécula de ARN de 7,4 a 58,5 Kb  [2] ,  de polaridad positiva, es decir, puede funcionar como ARN mensajero (ARNm).


La mayoría del genoma (90%) codifica por una gran proteína, que posteriormente, es fragmentada por unas enzimas víricas, llamadas proteasas, dando lugar a las proteínas víricas.  Los extremos del genoma  (el 10% restante, aproximadamente) denominados 3´ y 5´ no son codificantes, no generan proteínas, pero actúan en la regulación de la replicación viral.

La nucleocápside

Protege al genoma viral y da la estructura a la partícula vírica.

Está formada por cuatro proteínas estructurales, denominadas VP1, VP2, VP3 y VP4. Las tres primeras son externas y la cuarta es interna y está unida covalentemente al extremo 5´ del genoma viral. En la superficie del virión (Figura 1) hay unas zonas que sobresalen, y son las encargadas de activar la respuesta inmune; zonas donde se unirán los anticuerpos específicos neutralizantes y otras zonas deprimidas, por donde el virus interacciona con el receptor celular, que es una inmunoglobulina (Ig) del sistema nervioso central, para infectar a las células diana (las neuronas).

 

El ciclo de la replicación viral

Los virus son incapaces de reproducirse por sí solos. Necesitan utilizar parte de la maquinaria biosintética de las células específicas que infectan, en detrimento de éstas,  por lo que se les llama parásitos celulares.

 

Los virus tienen una apetencia específica por determinados huéspedes. Esta característica se llama tropismo celular. Así, por ejemplo, el VP sólo infecta al hombre y, de forma experimental, también a algunos primates, pero no infecta a otros animales. Además, no todos los órganos, ni cualquier célula le sirven, sólo aquellas que tengan el receptor adecuado, convirtiéndolas en células susceptibles.  Para el VP, éstas son las células del sistema nervioso central. Cuando el VP entra en contacto con la célula adecuada, se une a los receptores celulares quedando adsorbido a la membrana celular. Ésta le rodea completamente formando una vesícula llamada endosoma, que le transporta al interior de la célula; al citoplasma. Dentro del endosoma, unas enzimas celulares rompen la nucleocápside (proteasas) y liberan el ARN viral al citoplasma. Este se introduce en un ribosoma celular, desde donde inicia su replicación, sintetizando los componentes necesarios para formar viriones nuevos; es decir, la nueva progenie viral (Figura 2). Esto provoca una limitación o, incluso la inhibición del metabolismo celular, ya que algunas proteínas celulares van a ser utilizadas por el virus, con el consiguiente perjuicio para la célula.

Síntesis de las proteínas víricas

El ARN viral tiene capacidad para replicarse y para funcionar como ARN mensajero, traduciéndose a la gran proteína, llamada poliproteína,  utilizando la mayoría del genoma (aproximadamente el 90%). Esta poliproteína es el precursor de las proteínas víricas. La poliproteína inmediatamente se rompe, por acción de las proteasas, y da lugar a proteínas más pequeñas; cuatro estructurales que forman la nucleocápside y otras que no son estructurales, y no forman parte del virión, pero son necesarias para la replicación viral y para inhibir la síntesis de componentes celulares. Entre las proteínas no estructurales está la ARN polimerasa vírica, que será la encargada de dirigir la síntesis de las cadenas nuevas del genoma viral, el VP la sintetiza porque en la célula no existe ninguna enzima con esa actividad.

Replicación del genoma viral

Por acción de la ARN polimerasa vírica, cada molécula del ARN positivo vírico se copia a una cadena complementaria de ARN negativo, que será utilizado como molde para volver a ser copiado a una cadena nueva de ARN positivo. De esta forma, la información genética es copiada íntegramente originando cadenas casi idénticas nuevas del genoma viral original. Este ciclo se repite muchas veces, mientras que la infección esté activa.

Formación del virión, ensamblaje

Con las proteínas estructurales recién sintetizadas, se forma la nucleocápside. Después entra el ARN nuevo, plegándose para adaptarse al hueco y de esta manera, se forma el virión nuevo. Los virus nuevos se acumulan en el citoplasma hasta que la célula se rompe y son liberados al exterior como partículas infecciosas con capacidad para infectar células próximas y repetir el ciclo hasta que la infección se para por acción de los anticuerpos neutralizantes,  que el organismo huésped sintetiza para abortar la infección.

 Durante un tiempo, llamado de eclipse, no se detectan viriones infecciosos dentro de la célula. Esta fase se corresponde con la ruptura de la nucleocápsida y la liberación del ARN viral, hasta la formación de los nuevos viriones.

La replicación viral no siempre ocurre con la misma eficacia. No todos los virus infecciosos se adsorben a la célula. De los que se adsorben, algunos no penetran en el interior celular. Se sintetiza mucho material vírico, proteínas y ARN, pero no todo se utiliza para forman viriones completos, pueden quedar nucleocápsidas vacías, son las llamadas partículas defectivas que no son infecciosas.

La replicación viral cesa cuando actúan los anticuerpos neutralizantes específicos. Estos anticuerpos sintetizados por los linfocitos B, que han sido estimulados previamente por las proteínas externas de la nucleocápside (antígenos), se unen a las zonas prominentes del virión, lo rodean y ocultan las zonas deprimidas donde se tendrían que unir los receptores celulares para iniciar la infección. A medida que la infección progresa, aumenta la síntesis de anticuerpos, hasta que estos prevalecen, neutralizando todos los viriones nuevos, abortando y resolviendo la infección.

 

Variabilidad genética

Los virus ARN poseen una variabilidad genética. Esto ocurre porque durante la replicación del ARN se producen errores que no pueden ser subsanados por enzimas celulares. De esta manera se originan virus nuevos con pequeñas diferencias, mutaciones, a veces imperceptibles. Estas mezclas de virus nuevos se llaman cuasiespecies. Otras veces, las mutaciones son más importantes y dan lugar a tipos distintos para la misma especie. Así, los VP presentan tres tipos diferentes, a saber, tipo 1, 2 y 3. Estos tipos se diferencian en las proteínas de la nucleocápsida, hasta el punto en que los anticuerpos neutralizantes sintetizados frente a un determinado tipo de VP no actúan frente a los otros tipos. La variabilidad genética es un mecanismo evolutivo que los virus poseen al igual que otros organismos y que les ha permitido adaptarse a las distintas circunstancias y llegar hasta nuestros días, en este caso, para nuestra desgracia.

 

El VP fue el primer virus que se consiguió cultivar, en 1949, en líneas celulares. En 1980, se secuenció su genoma, siendo el primer virus animal con ARN secuenciado. También ha sido el primer virus infeccioso que se ha podido sintetizar sin la base de un cultivo celular, lo cual ocurrió en 1991. Gracias al éxito de las vacunas antipoliomielíticas y a los avances tecnológicos, el VP se puede utilizar como vector para conseguir determinadas proteínas y vacunas contra otros agentes infecciosos.

 

Adaptabilidad y resistencia

Los VP resisten cualquier tipo de terapia hasta ahora conocida. También son resistentes a la acción de solventes o detergentes, y a los medios ácidos, y soportan temperaturas cercanas a los 50ºC. Son unos agentes infecciosos muy bien diseñados para permanecer mucho tiempo fuera de sus organismos huésped y poder sobrevivir.

 

 

[1] 10,000,000 nanómetros = 1 centímetro
[2] La longitud de 1 kb es 0.34 micras

Artículo publicado con permiso de la Dra. Pilar León Rega, otorgado a Organización Post-Polio México, quien es responsable sólamente de su publicación en este sitio. Edición por Ernestina Patiño. Notas de pie de página por Sergio Augusto Vistrain.

Fecha de publicación: 30 de mayo de 2005.

La organización     El Síndrome Post-Polio      Testimonios     GRIS
Quiénes somos
Visión
Misión


Página de inicio