El ejercicio

Breve relato sobre una experiencia personal

Por Dra. Pilar León Rega

Julio, 2005

 

 

Mi experiencia es esta:  

Los ejercicios de estiramiento y la movilidad pasiva de las articulaciones de los miembros afectados, en mi caso los brazos, me han ayudado a disminuir las contracturas y los calambres. Estos últimos eran muy fuertes en especial, en la zona abdominal. Pero también me ha ayudado el controlar la movilidad activa. Considero que esto es fundamental.

 

Después de casi tres años de cesar en mi puesto de trabajo y cambiar mi ritmo de vida, en definitiva mover mis brazos justo hasta que empiezo a sentir un poco de dolor y pérdida de movilidad, es lo que me permite vivir sin dolor.

 

Ahora puedo hacer bastantes cosas, aunque de forma controlada, siempre sin llegar al agotamiento. Creo que hasta he recuperado algún movimiento que en la crisis del SPP había perdido.  Mis músculos están relajados, no tengo contracturas, ni dolor. Pero, si supero mi umbral, aparecen los problemas otra vez, me cuesta recuperarme muchos días y tengo que utilizar analgésicos y antiinflamatórios.

 

Creo que nuestro remedio está en la reducción de la movilidad de las zonas afectadas. El dolor es una señal de aviso de que algo no funciona, o está mal. No debemos olvidarlo cuando lo combatimos con la medicación. El problema sigue sin estar solucionado. El remedio mejor es conseguir que ese dolor no aparezca.

 

Si evitamos la fatiga muscular, disminuirán el desgaste de neuronas motoras y la consiguiente atrofia muscular. Así evitaremos, o reduciremos al máximo, la pérdida irrecuperable de movilidad  y no aparecerá el dolor, o disminuirá de forma importante.

 

Lo mismo ocurrirá con las contracturas y la debilidad de zonas que supuestamente no fueron afectadas por la polio, pero que llevan mucho tiempo supliendo la deficiencia de las afectadas, pudiendo llegar a quedar también agotadas.

 

Quizás, por el momento, este sea el único remedio que hay para el SPP.

Edición por Sergio Augusto Vistran 

Fecha de publicación: 25 de septiembre de 2005.

La organización     El Síndrome Post-Polio      Testimonios     GRIS
Quiénes somos
Visión
Misión


Página de inicio