Envejecimiento o Síndrome Post-Polio;
El envejecimiento desde el punto de vista neurológico

Por Dr. Jorge Federico Eufracio Téllez
Abril de 2006 

 

 

Es muy frecuente, quizá demasiado, que la gran mayoría de los médicos a los que acuden nuestros compañeros que sufrieron polio, y los que están padeciendo el Síndrome Post-Polio (SPP), reciban como respuesta a su sintomatología que se trata de vejez, que es la edad, o que ya están viejos; que es cuestión natural.

 

Creo, sin temor a equivocarme, que esta aseveración está muy alejada de la realidad. No se puede llamar "viejo" a una persona de 30, 40 ó 50 años, inclusive ni a las de 60 años.

 

Según los comentarios que se han vertido en estos foros, la gran mayoría de nuestros compañeros iniciaron con la sintomatología del SPP, entre los 40 y los 50 años, edad en la que el ser humano está en plena madurez física e intelectual y al máximo en su óptimo rendimiento laboral.

 

Este es el motivo que me impulsa a escribir este comentario sobre el "envejecimiento neurológico", que si bien pudiera ser un factor coadyuvante en la aparición del SPP, no es el causante directo.

 

Al ingresar al extremo final del ciclo de la  vida, se produce un deterioro previsible en las funciones del sistema nervioso central, que se traduce en la pérdida de neuronas en muchos de los sistemas, la cual comienza desde la etapa media adulta y persiste hasta la muerte. Los cambios en la morfología del sistema nervioso central se inician por una pérdida gradual de neuronas que son sustituidas por otro tipo de células de soporte llamadas genéricamente "glia". En estudios de gabinete se puede advertir una disminución volumétrica del encéfalo, observándose, pasado el tiempo, que los surcos del cerebro se ensanchan y sus cavidades (ventrículos) se agrandan. En posteriores etapas se agregan las "placas seniles" y los cambios neurofibrilares de la enfermedad de Alzheimer, enfermedad que no siempre se presenta y está considerada dentro de las enfermedades  neuro-degenerativas, no precisamente seniles.

 

En la etapa senil, que se considera a partir de los 60/65 años de edad, es posible identificar anormalidades neurológicas, de las cuales no es posible identificar su causa, salvo los efectos del propio envejecimiento.  Estas anormalidades son:

 

1.- Neuro-oftálmicas. Una disminución progresiva en el calibre de las pupilas (miosis), disminución en la respuesta fotomotora de las mismas y la acomodación; una insuficiencia en la convergencia (presbicia, necesidad de lentes para leer de cerca), una menor adaptación a la oscuridad y mayor susceptibilidad a la luz brillante.

 

2.- Disminución progresiva de la capacidad auditiva (presbiacusia), especialmente para los sonidos de tono alto, con el correspondiente decremento en la discriminación del habla. Esto es debido a la disminución progresiva de células ciliadas en el caracol del oído.

 

3.- Merma del sentido del olfato y en menor grado del sentido del gusto.

 

4.- Signos Motores. Disminución de la rapidez y magnitud de la actividad motora, aumentado, con esto, el tiempo de reacción, disminución de la coordinación fina y la agilidad, menor potencia muscular, más notoria en las extremidades inferiores que en las superiores, perdida progresiva del volumen de los músculos, particularmente los de la espalda, los de la pierna y la mano. Estos cambios dependen en gran medida de la pérdida de neuronas motoras del asta anterior de la medula espinal, aunque los propios músculos muestran atrofia con el envejecimiento.

 

5.- A menudo se observan cambios en los reflejos tendinosos en el pie. En las personas de 80 años o más hay una desaparición del reflejo del tendón de Aquiles. En la rodilla el reflejo rotuliano suele disminuir, pero no desaparecer por completo. El reflejo palmomentoniano o de "hociqueo"(signo neurológico anormal que es desencadenado al rascar la palma de la mano, en la base de muñeca y que produce como respuesta, una contracción de los musculos de la barbilla y ángulo de la boca del mismo lado que la mano estimulada), que es detectado en un porcentaje menor en adultos sanos, aparece a menudo en los ancianos (incluso en el 50% de los adultos mayores de 60 años y que son considerados normales). Pueden aparecer los reflejos de succión y de presión, y en estos el médico debe considerar muy seriamente que pudieran no deberse precisamente a la senilidad, ya que pudiera ser que esté afectado el lóbulo frontal.

 

6.- Hay un decremento o pérdida en la sensación de vibración en los dedos del pie y "empeine", pero es poco o nulo el descenso de la propiocepción (esta hace referencia a la capacidad del cuerpo de detectar el movimiento y posición de las articulaciones). Estos cambios están relacionados con la perdida de fibras sensitivas y nervios propioceptivos, y es probable la pérdida de neuronas de la raíz dorsal.

 

7.- Los cambios más notables en la senectud son los que ocurren en la bipedestación, la postura y la marcha. Poco a poco el paso se acorta, la marcha se hace más lenta y hay una tendencia de inclinar la mitad superior el cuerpo hacia delante. El anciano se hace más cauto y usa el pasamanos al subir las escaleras, para no caer. Todos los movimientos se vuelven menos gráciles y elásticos. Es difícil para el anciano ponerse la ropa interior o el pantalón, elevando alternamente un miembro inferior mientras se apoya en el otro. La escritura manual se torna mala, ya que los movimiento del brazo y de la mano se entorpecen. También se hace más frecuente el atragantamiento al comer. La incontinencia urinaria es más frecuente de lo que se supone en los ancianos.


Sin lugar a dudas este conjunto de deficiencias motoras tiene su razón de ser en la pérdida de neuronas motoras de la médula espinal, cerebelo y encéfalo, así como en la pérdida de fibras musculares. La persona mira hacia el suelo y le es muy difícil caminar y conversar al mismo tiempo. Poco a poco, al acortar los pasos, los pies apenas si se elevan del suelo; "marcha a pasitos". Y, por último, los pies simplemente son arrastrados hacia delante. En esta etapa, la persona puede mejorar su marcha si es apoyada por el brazo, caminado junto a él, instándosele a que siga una cadencia. Cuando el problema avanza la persona pierde por completo la facultad de la marcha y la bipedestación, y queda confinada en cama, sin moverse y al final en una posición de paraplejía cerebral en flexión. Este  problema es debido a una degeneración del lóbulo frontal del cerebro y de ganglios básales.

 

Las caídas en los ancianos son un problema grave en personas que no manifiestan problemas neurológicos previos. Una persona normal sufre más o menos 30% de caídas por año, cifra que aumenta a más de 40% en personas con más de 80 años y asciende a mas del 50 % en ancianos que viven en asilos. Estos hechos dependen de Varios factores, algunos ya se mencionaron y que son las dificultades de la marcha. Otros son los problemas visuales y muy particularmente problemas vestibulares (oído) degenerativos que producen desequilibrios repentinos. Otra causa es la incapacidad de hacer ajustes posturales rápidos que son producto solo del envejecimiento. La hipotensión arterial postural es otra de las causas que puede provenir del consumo de antihipertensivos y sedantes.

 

Los cambios de personalidad en los ancianos son muy variables. Muchos de ellos se tornan testarudos, repetitivos, rígidos en sus criterios y conservadores. Otros más se tornan en todo lo contrario; se vuelven sumisos en exceso, vacilantes y aceptan a-críticamente las ideas. A menudo los cambios anteriores se identifican como una "intensificación" de los rasgos de personalidad que han tenido durante toda su vida. Los individuos viejos tienden a ser más cautos y a perder la confianza en sí mismos, y necesitan sentir una alta probabilidad de éxito, antes de emprender algunas tareas. Los factores genéticos, al parecer, son más importantes que los ambientales para moldear tales rasgos. Aparentemente los sujetos dinámicos, con gran energía y diversidad de intereses, que permiten lograr interacciones sociales de muy amplio rango, resisten mejor los estragos del tiempo, que aquellos que tienen los rasgos opuestos. Los individuos con rasgos depresivos son abrumados más fácilmente por el deterioro senil futuro y adoptan una actitud de indefensión, miedo, sospecha y preocupación. Esto podría explicar el aumento del suicidio al triple en la etapa media de la vida y en la senectud.

 

El envejecimiento neurológico ejerce sus efectos más nocivos en el aprendizaje, en la memoria y la solución de problemas, deficiencias cognoscitivas atribuibles tal vez a un decremento progresivo en la  rapidez con la que se procesa la información. Al avanzar la edad, y más particularmente después de los 70 años, disminuye la capacidad de adquirir, memorizar y retener nueva información, recordar nombres y evitar la distracción. Además puede perturbarse la capacidad de la memoria, aunque otras funciones estén intactas. El sujeto recuerda con dificultad algún nombre o fecha significativa de alguna vivencia, a pesar de que no ha perdido la memoria de la propia vivencia, o de que conserva muchos signos y características de la persona cuyo nombre no recuerda por el momento (síndrome de tener la palabra en la punta de la lengua). Otro signo característico es la “recuperación del nombre olvidado”, en una fecha posterior. El deterioro que se menciona se conoce con el nombre de “olvido benigno de la senectud”, o “deficiencia senil de la memoria”,  empeora muy poco, o no se modifica durante años y no interfiere significativamente en la vida laboral de la persona, ni en sus actividades diarias. Gran inteligencia, hábitos de trabajo organizado, y sano juicio, compensan  muchas de las deficiencias de la senectud. El habito de pensar y leer se considera una gimnasia para el sistema cognoscitivo.

 

Es claro que el deterioro neurológico por la vía de la edad cronológica, no tiene mucho que ver con el deterioro neurológico y osteoarticular que se presenta en el Síndrome Post-Polio, como lo afirman los que desconocen este síndrome.

 

En el caso más extremo y, aceptando sin conceder, que en el SPP se pudiera presentar un envejecimiento prematuro, esto implica por sí mismo una alteración patológica que es muy digna de tomarse en cuenta para hacer un buen diagnóstico y descartar absolutamente que los cambios neurológicos y la sintomatología del paciente sean, en efecto, debidos a su edad.

 


Bibliografía

 

Adams y Víctor. Manual de Neurología. Séptima edición, 2003. Mc Graw Hill. (Ver capítulo 29: “Aspectos neurológicos del envejecimiento”, pp. 251/359).

 

Chusid. Joseph G. Neuroanatomía correlativa y neurología funcional. Sexta edición, 1983, Ed. El Manual Moderno.

Edición por Sergio Augusto Vistrain

Fecha de publicación: 2 de mayo de 2006.

La organización     El Síndrome Post-Polio      Testimonios     GRIS
Quiénes somos
Visión
Misión


Página de inicio