El andar y la Post-Polio

 Original titulado “Gait and Post-Polio
Por Marianne Weiss, MS, PT
Wheeling Jesuit University, Wheeling, West Virginia

Publicado en el boletín
Polio Post News editado por
North Central Florida Post-Polio Support Group


Las caídas son una de las principales causas de muerte y han incrementado los problemas de discapacidad en este país. Entre los problemas físicos que llevan a las caídas se encuentra la pérdida de equilibrio, la fatiga general, los movimientos repetitivos que llevan a la fatiga del músculo del individuo, la debilidad muscular, y las anormalidades en el andar [1]. Muchos sobrevivientes de la polio presentan uno o más de estos problemas. El uso de dispositivos auxiliares para caminar puede reducir la severidad de estas anormalidades o puede reducir el efecto que estas tienen en la vida de los sobrevivientes de la polio.

Algunos sobrevivientes han usado los dispositivos auxiliares para caminar durante muchos años. Otros sólo los usaron en la fase aguda de recuperación después de la polio, mientras que otros nunca los usaron. ¿Cómo saber si usted necesita un dispositivo auxiliar para caminar, o si necesita cambiar el que tiene?

Estas son algunas señales que pueden ayudarle a contestar a estas preguntas son éstas: disminución de la resistencia para caminar, debida a la fatiga muscular, empeoramiento de un miembro, dolor en las piernas al caminar, una historia de caídas, o la ocurrencia reciente de nuevas caídas [2]. Si usted sospecha que necesita un dispositivo auxiliar para caminar, o que requiere un nuevo tipo, discuta el asunto con su doctor, quien le referirá probablemente a un terapista físico para una evaluación.

El terapista determinará cómo la fuerza y la flexibilidad afectan su capacidad para caminar y para levantarse de una posición sentada, si usted tiene suficiente fuerza y flexibilidad en la parte superior del cuerpo para utilizar con seguridad y eficacia un dispositivo auxiliar, qué tan bueno es su equilibrio [3], y cómo reaccionan al caminar su corazón y sus pulmones. En muchos casos, el uso de un dispositivo auxiliar reduce la tensión en el corazón y los pulmones porque éste utiliza menos energía que, por ejemplo, el corregir la cojera. Sin embargo, en algunos casos, usar un dispositivo auxiliar puede implicar mayor exigencia para el corazón y los pulmones que caminar sin un dispositivo. [4] Si éste es el caso, el dispositivo auxiliar que el terapista recomienda puede ser un scooter o una silla de ruedas motorizada.

Para los sobrevivientes de la poliomielitis, encontrar un dispositivo auxiliar para caminar apropiado puede ser un desafío. Si una persona tiene un problema unilateral en las piernas, generalmente está indicado un dispositivo unilateral, tal como un bastón o una sola muleta, (a menudo usado en la mano opuesta a la pierna afectada). Sin embargo, anormalidades en la fuerza, el dolor, o la flexibilidad en los brazos pueden hacer imposible usar un dispositivo unilateral.

De manera similar, los problemas en los brazos pueden hacer difícil, si no imposible, el uso de los dispositivos bilaterales tales como andaderas, dos muletas, o dos bastones. El truco es encontrar el dispositivo que proporciona suficiente ayuda para compensar la anormalidad física sin causar otros problemas físicos.

Algunas veces la evaluación revela demasiada incapacidad del sobreviviente para sacar ventaja de un dispositivo auxiliar para caminar. Este hallazgo puede liberar al sobreviviente de tomar la decisión de caminar solamente en el hogar y usar algún vehículo motorizado para moverse por su comunidad. Muchos sobrevivientes que se convierten motorizan están gratamente sorprendidos con lo fácil que les puede resultar participar de nuevo en las actividades de la comunidad, y cuanta más energía tienen después de haber tomado la decisión de montar su vehículo en lugar de caminar fuera de casa.

Si una valoración revela que un dispositivo auxiliar mejoraría su andar, el terapista recomendará uno específico, le ayudará a obtenerlo, se lo adaptará, le enseñará como usarlo, y evaluará su eficacia para lograr el objetivo para el cual se lo ha recomendado. Con frecuencia el terapista también puede recomendar un programa adecuado de ejercicios de fortalecimiento y estiramiento, para ayudar aun mas sus esfuerzos para andar. Ciertos tipos de abrazaderas o tablillas también pueden ser recomendables [5, 6].

En mi trabajo con sobrevivientes de polio durante los últimos 15 años, he visto que a muchos les resulta de considerable ayuda la utilización de apropiados dispositivos auxiliares para caminar. Los dispositivos pueden ayudar a reducir el dolor y la fatiga además de reducir la cojera. Y, desde luego, todo esto conduce a una reducción en la incidencia de caídas – resultando en menor posibilidad de discapacidades más serias o incluso una muerte prematura.

Así que ¿qué espera usted? Si piensa que un dispositivo auxiliar podría hacer su vida más fácil, comience el proceso arriba descrito obteniendo la opinión de su médico.

 


Referencias:

1.      Shumway-Cook A. and Woolacott M. (1995) Motor control, theory and applications. Philadelphia: Williams and Wilkins.

2.      Pierson F. (1994). Principles and techniques of patient care. Philadelphia: Williams and Wilkins.

3.      Minor MA and Minor SD (1995) Patient care and skills. Norwalk, CT: Appleton and Lange.

4.      Perry J. (1992). Gait analysis. Thorofare, NJ; Slack, Inc.

5.      Smith LK and Mabry M. (1995). Poliomyelitis and the post polio syndrome. In Umphred D (Ed.). Neurological rehabilitation. 3rd ed. Philadelphia: Mosby.

6.      O'Sullivan SB and Schmitz TJ. (1995). Physical rehabilitation: assessment and treatment. 3rd ed. Philadelphia: FA Davis

 

Artículo traducido por Sergio Augusto Vistrain, para Organización Post-Polio México, quien lo publica en este sitio con permiso otorgado por North Central Florida Post-Polio Support Group. Para cualquier reimpresión del artículo en inglés, deberá solicitarse permiso a North Central Florida Post-Polio Support Group. Para la reimpresión de esta traducción deberá además solicitarse permiso del traductor o de Organización Post-Polio México.

Fecha de publicación: 01 de agosto de 2005.

La organización     El Síndrome Post-Polio      Testimonios     GRIS
Quiénes somos
Visión
Misión


Página de inicio