La Hipo-Ventilación en el Síndrome Post Polio

Frederick M Maynard & Joan L. Headley

Manual Sobre los Efectos Tardíos de la Poliomielitis, para Médicos y Sobrevivientes

(Handbook on The Late Effects of Poliomyelitis for Physicians and Survivors,

Gazette International Networking Institute, USA, 1999,

Post-Polio Health International)

 

 


Con la edad, nuevos problemas respiratorios pueden incidir en los sobrevivientes de la polio y pueden no ser reconocidos, ni por ellos mismos, ni por profesionales en el cuidado de la salud. Los individuos que tuvieron necesidad de un pulmón de acero, o que apenas escaparon al uso de éste durante la fase aguda, deben estar pendientes de problemas potenciales, para evitar la hipo-ventilación y una posible falla respiratoria. Los sobrevivientes que no necesitaron asistencia de ventilación durante la fase aguda, especialmente aquellos con polio espinal alta[1] y que tienen debilidad en la parte alta del cuerpo y/o debilidades en el diafragma, pueden también estar en riesgo.

La hipo-ventilación comienza durante el sueño y resulta en una elevación de los niveles de CO2 [dióxido de carbono] y una disminución de los niveles de oxígeno en la sangre. Las causas incluyen deformidades en las paredes del tórax, tales como la escoliosis, debilidad en los músculos respiratorios, y apnea del sueño[2], ya sea la central[3], obstructiva[4] o mixta (ver Apnea del Sueño).

Otros factores contribuyentes incluyen el fumar, la obesidad y la disminución de la capacidad vital[5] (CV). Una disminución de la CV es común en toda persona que envejece. Los sobrevivientes de polio que tienen una disfunción en los músculos diafragmáticos[6] y/o intercostales[7] (costillas), o escoliosis[8], combinados con los cambios normales debidos a la edad pueden perder CV a una tasa de 60-90% más que lo normal, exacerbando el desarrollo de la hipo-ventilación.

Los síntomas y señales incluyen: somnolencia durante el día, dolores de cabeza matutinos, no sentirse descansado en la mañana, necesidad de dormir sentado, disturbios del sueño (incluyendo soñar que se asfixia, pesadillas, sueño inquieto, sueño interrumpido), ronquidos, fatiga o extenuación en las labores rutinarias, fallas en la concentración y disminución de las funciones intelectuales, falta de aliento cuando se esfuerza en hacer algo, claustrofobia y/o sensación de que el aire en el cuarto está de alguna forma viciado, ansiedad, dificultad en hablar por más de un corto tiempo, tono apagado, con solo unas cuantas palabras por respiro, uso de músculos accesorios para respirar y una débil tos, con susceptibilidad aumentada a infecciones respiratorias y neumonías.

Un individuo que experimenta una combinación de cualquiera de los síntomas antes mencionados debe inmediatamente buscar la evaluación de un neumólogo (ver Pruebas de Función Pulmonar), preferiblemente alguno con experiencia en enfermedades neuromusculares y posiblemente un estudio del sueño. Cuando la CV declina, de examen en examen hasta un rango de 1 litro debe considerarse el uso de ventilación asistida.

El manejo de la hipo-ventilación puede lograrse con el uso de Ventilación con Presión Positiva No-Invasiva [VPPNI o  NPPV, in inglés] (ver Ventiladores). Muchas veces el uso durante la noche es suficiente para corregir la condición. Las personas que comienzan a usar ventilación nocturna pueden llegar a requerir aumentos graduales de períodos diurnos de uso del ventilador. En algunos casos, puede necesitarse ventilación con presión positiva invasiva, a través de una traqueotomía. La hipo-ventilación puede ser agravada con el uso de terapia de oxígeno (ver Oxígeno). Adicionalmente, la ventilación disminuida es una condición seria que, si se ignora o no se trata, puede acarrear la muerte.

 

[1] A nivel cervical o dorsal.
[2] Es una condición caracterizada por episodios de suspensión de la respiración mientras la persona está durmiendo.
[3] Es el cese de la respiración durante el sueño, causado por problemas con la forma como el cerebro controla la respiración.
[4] Causada por la obesidad u otros problemas meramente físicos o mecánicos, y que involucra fuertes ronquidos.
[5] La capacidad vital (CV) se mide por el volumen total de aire que uno puede exhalar completamente, después de una inhalación completa.
[6] Del diafragma.
[7] Entre las costillas.
[8] La escoliosis es una curvatura anormal de la espina dorsal, o sea de la columna. Con la escoliosis la columna no está recta, sino torcida y se dobla hacia un lado

 

 

Traducción por Javier Riba, para Organización Post-Polio México, con el permiso de Post-Polio Health International (más formalmente Gazette International Networking Institute).  Organización Post-Polio México es responsable sólamente de la traducción.

 

Edición de la versión en español por Ernestina Patiño.

Ilustración y notas de pie de página, por Sergio Augusto Vistrain

 
Fecha de publicación: 03 de agosto de 2005.

La organización     El Síndrome Post-Polio      Testimonios     GRIS
Quiénes somos
Visión
Misión


Página de inicio