Capítulo 2: La parálisis y las secuelas
Primera Encuesta Iberoamericana sobre las Condiciones de las Personas Afectadas por la Poliomielitis;
Resultados preliminares
 
Por Sergio Augusto Vistrain
 
Bien sabido es que el virus de la polio afecta principalmente la región más baja de la médula espinal. Por esta razón es que las piernas (la derecha, 70%; la izquierda, 69%; o ambas, 48%) son las partes del cuerpo que más frecuentemente quedan paralizadas durante el ataque agudo de la enfermedad (ver figura 3).
 
Figura 3 (Leer Nota 1).
 
 
Luego de la parálisis, la enfermedad suele dejar secuelas en casi todos los casos. No en todos, ciertamente, pero sí en la inmensa mayoría (ver figura 4).
 
Figura 4.
 

"Los miembros inferiores son frecuentemente los más afectados", nos dicen Oliveira y Quadros [1], lo cual se confirma en este estudio. Más específicamente, los dermatomos más afectados son aquellos cuya inervación corresponde a los segmentos lumbares y sacros de la médula espinal, es decir, básicamente desde L2 hasta S2 (ver figura 5).


L1 y S3, no obstante, son regiones musculares afectadas en al menos un tercio de las personas que sufrieron la enfermedad en su forma paralítica. Regiones éstas que, por cierto, son las más altas de la parte baja del cuerpo.
Figura 5 (leer Nota 2).
 

Esta información concuerda con la que aporta la Organización Mundial de la Salud (OMS) [2], quien afirma que, luego de la etapa aguda de la poliomielitis, "más del 95% de los casos [...] mostraron evidencia de afectación, y en 78% a 86% de esos casos, ésta se ubica en miembros inferiores".

 
Otro aspecto a destacar es el hecho de que el número de dermatomos afectados en al menos el 50% de los casos va de 5 a 11, con un punto medio igual a 7. Número que, especialmente tratándose de los miembros inferiores, suele ser suficiente para haber creado en estos pacientes una discapacidad, que les ha acompañado a lo largo de toda su vida.

No menos importante de mencionar es el hecho de que no existe homogeneidad en la afectación músculo-esquelética subsecuente a la poliomielitis, ni por lo que respecta al lado del cuerpo (una pierna sí y la otra no), ni en lo que concierne a los distintos dermatomos en un mismo miembro (puede haber mayor afectación en el dermatomo L5 que en el L4, por ejemplo), lo cual evidencia claramente que el daño causado por el virus de la polio suele ser asimétrico y, en gran medida, aleatorio.

En otras palabras, la polio, a diferencia de otras enfermedades neuromusculares, afecta al Sistema Músculo Esquelético (SME) de manera no homogénea, es decir, suele producir en ciertas regiones una debilidad mayor que en otras, lo que, a su vez, da lugar a las deformidades comúnmente conocidas como "las secuelas de la polio". Este hecho, por sí mismo, da cuenta de por qué no todo el cuerpo es afectado en la misma medida, y de por qué no todos los casos son iguales.

Las secuelas en miembros inferiores, las más frecuentes, además de limitar a los pacientes en su locomoción, suelen traerles efectos de largo plazo, pues un prolongado desplazamiento "anormal", es decir, sin el ritmo, la cadencia y la simetría propios de un cuerpo con un SME equilibrado, termina afectando fundamentalmente las articulaciones de los pies, los tobillos, las rodillas, las caderas y/o, particularmente, de la columna vertebral, así como también a ciertos músculos que, durante años, han estado sometidos a un constante estrés por realizar un trabajo que no les correspondía, si consideramos que nuestra anatomía responde a un diseño original "perfecto".

Estos efectos secundarios a las secuelas, por cierto, suelen ser la causa de muchos trastornos en la salud de una alta proporción de las personas afectadas por la poliomielitis. Más adelante abundaremos sobre éste, que es un tópico central en nuestro estudio.
 


Notas:
1. En la figura 3 los porcentajes suman más de 100% porque, durante la enfermedad aguda, un paciente puede haber tenido parálisis en más de una parte de su cuerpo (respuestas múltiples).
 
2. En la figura 5, la columna "Región" representa los diferentes dermatomos o regiones musculares, en los dibujos, inervadas desde la zona (C1, C2, etc.) de la médula espinal. La columna "Sí" representa el porcentaje de pacientes que sí tienen secuela en ese dermatomo. Los porcentajes de esa columna suman más de 100% porque un paciente puede reportar secuelas en más de un dermatomo (respuestas múltiples). Las últimas tres columnas ("Lado Izquierdo", "Lado derecho" y "Ambos lados") representan, para cada dermatomo (cada línea), el porcentaje de personas que reportan secuelas en el lado izquierdo, derecho o ambos, del cuerpo. Estos porcentajes suman, para cada dermatomo, 100%, ya que las categorías de respuesta son mutuamente excluyentes (respuesta única).
 
En la columna "Sí" los colores (de beige a naranja) más tenues corresponden a los porcentajes más bajos y los más intensos a los porcentajes más altos. Del mismo modo, en las columnas relativas a los lados del cuerpo, los colores más tenues (rosa pálido) corresponden a los porcentajes más bajos en cada dermatomo, y los más intensos (los más rojos) a los porcentajes más altos. Estos colores sólo se marcaron en las líneas relativas a los dermatomos con mayor incidencia (L1 a S3).
 
* Diferencias estadísticamente significativas entre columnas (p < 0.05)
 
 
Fuente: Primera Encuesta Iberoamericana sobre las Condiciones de las Personas Afectadas por la Poliomielitis; Resultados preliminares. Ponencia presentada en las Jornadas “La nueva situación de las personas afectadas por la polio”. Madrid, España, Octubre de 2010.


[1] Oliveira & Quadros, Coordinación de (2008). SINDROME POSTPOLIOMIELITIS - Orientaciones para los profesionales de la Salud.  Secretaría de Estado de salud de São Paulo. Disponible en español en: http://www.postpoliomexico.org/SINDROME_POSTPOLIOMIELITIS_Orientaciones_para_los_profesionales_de_la_Salud.pdf.

 

[2] Murray, Lopez & Mathers (2004). The Global Epidemiology of Infectiuos Diseases. World Health Organization. Chapter 5, Poliomyelitis.

 

Volver al índice 

La organización     El Síndrome Post-ºPolio      Testimonios     GRIS
Quiénes somos
Visión
Misión


Página de inicio