CONSEJOS PRÁCTICOS PARA FACILITAR LA VIDA
DE LAS PERSONAS QUE PADECEN, O PUEDEN PADECER, LOS
EFECTOS TARDÍOS DE LA POLIO.

Consejos compilados por María Elsa Vogl, a partir de preguntas y comentarios vertidos en el
Grupo Polio y Efectos Tardíos, México.

 

Este es un resumen de consejos prácticos que nos ayudan a sentirnos mejor en nuestro diario batallar con los síntomas de los Efectos Tardíos de la Polio y el Síndrome Post Polio.

 

El primer consejo y fundamental es: No forzar nuestro organismo al límite de nuestras capacidades, lo indicado es no llegar a sentir dolor y fatiga, cuando llega el dolor es que nos hemos excedido y probablemente nos costará varios días salir de él, probablemente necesitemos medicación y fisioterapia además de reposo.

 

Cada uno siente cuando llega a su límite, por experiencia entonces puede llegar a conocer cuando detener la actividad.

 

El resto de consejos prácticos no tienen orden de precedencia, a algunos nos son mas necesarios que a otros y muy seguramente tenemos que adaptarlos a nuestras circunstancias particulares.

 

1.- Si te tropiezas o caes con frecuencia, es hora de consultar con tu medico tratante para que determine si necesitas apoyo para caminar, ya sea bastón, órtesis, andarivel, etc.

 

2- Si tienes necesidad de un apoyo para caminar, úsalo todo el tiempo, recuerda que las caídas en casa suelen ser numerosas.

 

3.- Hay que proveerse de otros facilitadores para movilizarnos, como barras para el baño para asirse al entra o salir de la ducha, si usas tina se necesitan mas auxiliares, el fisiatra puede aconsejar lo necesario. Tener un asiento especial para bañarse, con patas y sentadero antideslizantes. Un  alza para el inodoro con barra al frente o los lados para ayudar a sentarse y levantarse evitan mucho esfuerzo.

 

4.- Tenemos que cuidar y mantener en buen estado los auxiliares para movilizarnos, que los tacos del bastón no estén gastados, que el andarivel o silla de ruedas sean seguras,

 

5.- Al caminar procurar hacerlo fijándose en el suelo que pisamos,  porque los resbalones en superficies mojadas o irregulares, o con objetos sueltos, nos pueden tirar al piso.

 

6.- Levantarse de la cama puede ser dificultoso, hemos encontrado un par de formas para levantarnos:

a) Primero me acerco al borde de la cama, no tan cerca de él, después me pongo de lado y logro bajar las dos piernas, y aquí comienza el problema, generalmente me apoyo en el codo que esta del lado de abajo y estiro el brazo hasta sentarme, me espero un ratito y luego me pongo en pie ayudándome con el apoyo de los brazos en la cama, así me quedo unos segundos hasta que siento que ya estoy en equilibrio y después inicio a dar pasos.

 

b) el otro procedimiento es el siguiente:

   I. Recostado sobre mi lado izquierdo, me acerco a la orilla de la cama, flexiono las rodillas y las dejo volando, fuera del colchón.

   II. Coloco la mano izquierda debajo de la pierna izquierda, sujetando el muslo, apenas por encima de la rodilla.

   III. Levanto las dos piernas y el brazo derecho, dejando los pies al aire (fuera del colchón).

   IV. Aprovechando la fuerza de gravedad, dejo caer las piernas y el brazo derecho, de manera que, usando mi cadera como punto de apoyo, hago palanca y levanto mi tronco prácticamente sin hacer esfuerzo, ni con las piernas, ni con los brazos.

 

Se ajunta un video, con el que espero ilustrar gráfica y claramente el procedimiento antes descrito.

 

 http://d.yimg.com/kq/groups/20733207/1779159384/name/LevantarseDeLaCama_0004.wmv

 

Si tienes ayuda en casa, el procedimiento de levantarse es más sencillo:

a) La persona que te ayuda se acerca de pie a tu cama y se inclina un poco sobre ti. Tú te pones al borde de la cama.

b) Pasas tu brazo por el cuello de la persona que te ayuda, mientras ella pasa su brazo abarcando tu espalda. Luego se endereza haciendo más esfuerzo con las rodillas, que con la cintura.

 

7.- Cambios posturales.- Se evita mucho dolor si no estás más de media hora en la misma posición. Si estás sentada, levántate y da unos pasitos, una vuelta por la casa y luego puedes volver a sentarte o a acostarte unos minutos.  Incluso, si estás en cama, procura un cambio de postura.

 

8.- Uno de nuestros enemigos por la postura es el ordenador (computadora). Uno puede abstraerse en algo interesante, dejar pasar el tiempo y, cuando tratas de levantarte, ya sientes los problemas de no poder hacerlo. Puedes sentir entumecimiento en las piernas, así como dolor en los hombros, codos o manos.

 

Aconsejamos poner un reloj-alarma y programar un máximo de una hora. Entonces, cuando suene la alarma hay que ir a hacer otra cosa.

 

9.-  La pantalla del monitor debe quedar a la altura de los ojos para no inclinar la cabeza hacia arriba o hacia abajo.  Si necesitas lentes hay que procurarse una medida para esa distancia intermedia (se aconsejan 50 centímetros) de tu rostro a la pantalla.

 

10.- Si lo tienes, usar el corsé dorso-lumbar al ocupar el ordenador.

 

11.- No estar de pie más del tiempo en que comience el cansancio. En algunos casos, 10 minutos son más que suficientes para, incluso con el apoyo del bastón sufrir un fuerte dolor lumbar y en la cadera. No caminar más de unos doscientos metros aún con bastón.

 

12.- Las sillas de ruedas, por muy cómodas que sean, producen entumecimiento. Así que también para ellas vale el dar algún cambio de posición. Aunque no te levantes, si no tienes mucha dificultad de moverte, puedes pasarte por unos minutos a un sillón.

 

13.- Si vas a hacer un viaje largo en vehículo, es mejor protegerse con un corsé ortopédico, el movimiento del viaje puede cansar las vértebras.

 

14.- ¡NO VER TELEVISON ACOSTADA! especialmente si tienes problemas a nivel de cervicales, ya que siempre se hacen pequeños esfuerzos con el cuello para acomodar la visión y éstos producen dolores en esa zona, mismos que se extienden hasta el hombro, espalda y cabeza.

 

15.- Ante el ordenador (computadora) usar una silla ergonómica (preferiblemente con brazos), ajustar la altura para tener los ojos a la altura de la pantalla. El teclado en  paralelo con el codo. Usar el mouse a la misma altura que el teclado, sin tener que levantar las manos para usarlo.

 

16.- Si puedes, procúrate un sillón cómodo para leer, descansar, ver la tele, mejor con brazos. Y, si es reclinable, puedes con él cambiar de postura.

 

17.- Hay casos de artrosis cervical que requieren el uso de collarín cervical. Es conveniente usarlos según hayan sido prescritos.


 

Edición y video por Sergio Augusto Vistrain.

Fecha de publicación: 9 de septiembre de 2009.

La organización     El Síndrome Post-Polio      Testimonios     GRIS
Quiénes somos
Visión
Misión


Página de inicio